miércoles, 1 de junio de 2016

VIRIATO




A la estatua de Viriato en Zamora la llama la Wikipedia "estatua erecta", seguramente sin malicia alguna. Es obra del maestro Eduardo Barrón, zamorano. La pieza fue fundida en unos talleres del Vaticano en 1883. Ganó una medalla de plata en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1884. La original es propiedad del Museo del Prado.

'Terror romanorum' dice la leyenda del pedestal granítico, "terror de los romanos". La frase se atribuye al historiador Paulo Orosio. La verja que protege la escultura simboliza las ocho victorias del pastor lusitano contra los cónsules latinos.

España ha tenido magníficos guionistas, dibujantes e ilustradores, pero no hemos contado con un Goscinny y un Uderzo (guionista y dibujante de las aventuras de Astérix y Obélix) que popularicen y den realce gráfico, mediante historietas cómicas, al mito de Viriato, héroe de la resistencia ibérica contra el imperialismo romano allá por el siglo II a. C. Este caudillo tribal no debía su liderato a ninguna herencia familiar, sino a su autoridad como guerrero, a su carisma, su oratoria, y a su maestría en la táctica de guerrillas. Emboscaba a los ejércitos romanos en lugares abruptos, atacaba de noche, conocía los mejores caminos para moverse rápidamente a caballo o fingir la huida, pactaba la paz cuando hacía falta...

El historiador romano Apiano relata sus hechos. Diodoro de Sicilia idealiza su figura, que llegará a ser paradigma del "buen salvaje": generoso, austero, frugal, no corrompido por el lujo o la civilización. Otros autores romanos se refieren a él como el dux del ejército lusitano y como el adsertor (protector) de Hispania, o como un imperator (conductor) de las tribus lusitanas y celtíberas. Apiano lo describe como el más justo a la hora de repartir el botín y el más resuelto a la hora del peligro. Y el poeta Lucilio lo consideró como "el Aníbal bárbaro".

Dicen que Viriato dormía con la armadura puesta, y que por eso sus asesinos, los ursaonenses Audax, Ditalcos y Minuros, cuyo nombre memorizaban antes los párvulos, tuvieron que matarle clavándole un puñal en la garganta. Esto sucedió hacia el 139-138 a. C. Quinto Servilio Cepión, el general romano que les prometió grandes riquezas a los sicarios por su crimen, los recibió luego con las famosas palabras 'Roma traditoribus non praemiat': "Roma no paga a traidores". Hay quien afirma que esta leyenda fue inventada por los romanos para ocultar su deshonrosa manera de acabar con Viriato, al que no pudieron vencer en el campo de batalla.

El caso es que a su muerte se le rindieron grandes honores. Y Taútalo y otros sucesores mantuvieron en jaque a los romanos en la península hasta los tiempos de Augusto.

Alfonso X el Sabio lo cita en su Estoria de España (hacia 1270). Por desgracia el franquismo usará su figura legendaria para adoctrinar en valores nacionalistas, intentando asimilarla a la del dictador. En las fuentes españolas del humanismo más bien es un modelo de individuo humilde que asciende por sus propios méritos en sociedad, capaz de sumar la justa lucha por la libertad de pueblos vecinos y diversos. Fernando Pessoa dedicó en la década de 1930 un poema de su libro Mensagem al guerrillero lusitano. 

El nombre de Viriato puede derivar de la palabra céltica "viña" o de la ibérica "viria", equivalentes al latino "Torquatus", y haría referencia a un adorno de los guerreros célticos. En el perfil de la estatua la empuñadura de la espada parece aludir a otros atributos, más "viriles" que ornamentales, que fácilmente despiertan la pícara sonrisa de señoritas y señoras. No me extraña que el historiador Adolfo Schulten situara su refugio en el Monte de Afrodita (o de Venus, según Apiano), hoy Sierra de San Vicente, al sur del Sistema Central.


martes, 17 de mayo de 2016

GOOGLE POETA


Trabajando con su plataforma Google Brain, Google ha conseguido fabricar un poeta artificial capaz de generar versos tristes y obscuros, a partir de un software que incluye miles de poemas y de novelas románticas.

La idea, por lo visto, es que esta red de neuronas artificiales aprenda a comprender a la humanidad, pero no sólo eso, sino que comience a pensar, hablar y sentir como un ser humano.

domingo, 8 de mayo de 2016

CANCIÓN DEL PRIMER FILÓSOFO


Aldous Huxley es uno de mis autores favoritos. Siempre (quiero decir desde que la leí) me ha parecido un milagro la publicación de Brave New World en 1932. Admirable profecía, cuyo irónico título tomó de un verso de Shakespeare, de La Tempestad, para ser precisos.

Su antología La Filosofía Perenne, compendio cosmopolita de sabiduría espiritual, mística y teológica, ha orientado mi vida en distintas ocasiones. Sus ensayos sobre las drogas: Las puertas de la percepción y Cielo e infierno (1954-1956) son esclarecedores. Otras novelas suyas me han dejado frío, y su poesía (Cátedra ha editado su Poesía completa en cuidada edición bilingüe) no me emociona especialmente. Seguramente no estoy tan familiarizado con el inglés como para comprender su melodía...

miércoles, 23 de marzo de 2016

MONTAIGNE SEXÓLOGO


Como Arcesilao, Michel de Montaigne (1533-1592), que tenía sangre española, fue un escéptico de orden superior. Dudaba de que dudaba. A la frase endilgada a Sócrates "sólo sé que no sé nada", añadía como el académico la duda de si en verdad no sabría nada. 'Que sais-je?' -fue su lema. 

Y es que algo tenía que saber, si no, no nos hubiera regalado sus maravillosos Ensayos, animándonos con ellos a pensar por nosotros mismos, apartándonos de la jerigonza amanerada de los pedantes, sin descabalgar jamás de la admirable y hermosa jaca del sentido común de quienes saben mejor, en lugar de subirnos a las pesadas jorobas de aquellos que saben mucho

viernes, 29 de enero de 2016

La ambición de Paris

Rubens. El juicio de Paris.

El Elogio de Helena del ateniense Isócrates (436-338) quizá sea una réplica al Protágoras platónico. Obra típica del género sofístico, en ella Isócrates defiende su modelo de educación y ofrece un ejemplo de elogio retórico para sus discípulos.

Como todo el mundo sabe, Helena, hija de Zeus y de Leda, reina de Esparta, fue la que le puso los cuernos a Menelao con el príncipe troyano Paris. Por ella se armó “la de Troya”, así que no tenía precisamente buena reputación. Defenderla representaba un tour de force para cualquier orador. Gorgias, maestro de Isócrates, ya había escrito un discurso defendiendo al bellezón, su Encomio de Helena.

Cuando Isócrates cuenta el juicio de Paris expresa una singular opinión sobre el verdadero motivo que llevó al príncipe troyano a elegir el regalo que le prometía Afrodita (el amor de Helena) en el concurso de belleza producido por la manzana de Discordia.

Escribe que Paris no se decidía a elegir a la más bella, ante los cuerpos magníficos de las tres diosas (Hera, Atenea y Afrodita), abrumado por la belleza de las tres. Las diosas lo intentan sobornar con regalos: Hera con el dominio de Asia, Atenea con la segura victoria militar, Afrodita con la convivencia íntima de Helena. Por fin, le obligan a decidir y él escoge a Helena (creo que yo hubiera hecho lo mismo ;-)).

sábado, 16 de enero de 2016

PARUSÍA


El cristiano espera la parusía (παρουσíα, presencia, retorno), o sea la segunda venida de Cristo al final de la historia:

“Porque el Hijo del hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras” (Mateo, 16, 27). “Como el relámpago…, así será también la venida del Hijo del hombre” (Ib. 24, 27).

En la segunda parte de La caverna de Platón y los cuarenta ladrones, Jesús Zamora Bonilla, actual decano de la facultad de filosofía de la UNED, ironiza sobre la parusía: ¿Qué pasaría si Cristo se presentara de nuevo entre nosotros? ¿Cómo sería su parusía? ¿Llegaría sin documentación, o la falsificaría? Esto último parece absurdo si es el verdadero Mesías. Tal vez, presentándose como un inmigrante sin papeles, pronto tendría problemas con la administración y los cuerpos de seguridad del Estado...

miércoles, 30 de diciembre de 2015

PERJUDICA A LOS MALOS


Esopo, por Velazquez
LOS LADRONES Y EL GALLO
(J. Biedma L. versifica 
su traducción de Esopo )

Unos malvados ladrones
A cierta casa s’entraron,
Destriparon los cajones
Mas sólo un gallo encontraron.
Llevándoselo s’escaparon.

Teme tomar matarile
Cuando les suplica el gallo:
“A los hombres soy muy útil
Pues les llamo a sus trabajos,
Permitidme que os despierte.”

Los cacos le contestaron:
“Les desvelas, les avisas,
¡Y nosotros no robamos!
Nos despiertas, nos fastidias
¡Por eso te aniquilamos!”

La fábula nos enseña
que a honrados beneficia
lo que a bellacos molesta.